Publicado el Deja un comentario

Arenizca, entre millones de granitos de arena…

Fragancia Arenizca en nuestras playas

Esta fragancia es una de las más antiguas de nuestro extenso formulario. La primera reproducción de la fórmula original fue exactamente como decían los escritos, pero años más tarde, uno de nuestros últimos perfumistas vuelve a formularla. Esta vez, aunque manteniendo toda su esencia y estructura original, matiza algunas notas, haciéndola más refinada, pasando incluso la fragancia de ser profunda y de mucho peso aromático, lo cual la orientaba a ser utilizada sólo por el género masculino, a ahora también ser deseada por portadoras femeninas.


El nombre de esta fragancia trata de evocar la textura y la forma que se siente al olerla. Hay arena más fina, más gruesa, de diferentes tonalidades. Hay arena que nunca se moja. También hay arena a la que la baña continuamente el mar y hay algún tipo de arena a la que le encanta volar. Pero a casi todas las arenas les gusta tocar la piel de quien se acerca a sus vastos dominios. Y esto es lo que precisa este perfume: necesita acoplarse a la piel de manera perfecta. Hay muy pocos perfumes que queden bien a todo el mundo y este no es uno de ellos. Es de olfatos diferentes, de esos que buscan adentrarse en otros territorios seguramente de textura Arenizca.

Es oriental, especiada, amaderada, dulce, fresca, ¿cómo va a ser todo eso?, esto es porque no es nada hasta que toca la piel y puede ser todo eso y mas. Lo que es seguro es que es persistente no solo por la durabilidad de sus notas, sino porque ha logrado mantenerse en todos los formularios de diferentes generaciones de la familia y, aunque ha sufrido leves modificaciones, se mantiene como la arena dorada de las costas de las maravillosas islas donde fue creada.